La importancia de tener en buen estado los amortiguadores

 

Muchos se habla de los neumáticos y los frenos, pero ¿y los amortiguadores? Estos tres elementos de todo automóvil son los más importantes para conservar la seguridad activa de nuestro vehículo. En ellos está la diferencia entre frenar a tiempo y tomar bien una curva, por ejemplo, o no frenar y no tomarla, y tener un accidente.

¿Pero en realidad sabemos la importancia que tiene los amortiguadores? Un reciente estudio mostraba como 9 de cada 10 conductores apenas daban importancia al hecho de revisarlos. En Europa casi un 25% de los vehículos circulan con amortiguadores gastados.

Nuestra seguridad lo primero

La principal función de los neumáticos es mantener pegado el neumático al suelo en todo momento. Y esto es de vital importancia. Un vehículo que no tiene amortiguadores hace que el neumático no está en contacto con el suelo, el coche no se está agarrando a nada, no podemos trazar, no podemos dirigir y no podemos frenar.

Unos amortiguadores en mal estado significan que nuestro coche será menos establemenos ágil y que necesitará más metros para frenar. O lo que es lo mismo, nuestro coche es menos seguro.

Los sistemas electrónicos de seguridad, como el ABS o el sistema de control de tracción y estabilidad (ASR y ESP), serán también menos eficaces por culpa de los amortiguadores gastados.

Entonces, ¿qué es lo recomendable? Revisar el estado de los amortiguadores cada 20.000 o 30.000 km, más o menos cada año o cada dos años.

A eso de los 90.000 km puede que sea necesario sustituirlos. Obviamente depende de cada coche, del estado de las carretera o de la forma de conducirlo, pero es una buena referencia para revisarlos.

Síntomas de amortiguadores en mal estado

Los amortiguadores muy desgastados, dan algunos síntomas que nos indican que tienen que ser cambiados:

– Si al frenar fuerte notamos que el coche cabecelera más de lo normal, es decir, que el morrro se inclina más hacia delante.

– Si al pasar por un bache o resalto la carrocería rebota y oscila varias veces.

– Si al realizar giros o tomar una curva notamos que el coche se balancea más, y de manera más irregular, inestable e insegura.

– Desgaste irregular de la banda de rodadura de los neumáticos.

– Si el cilindro del amortiguador tiene fugas de aceite

En general cuando un amortiguador está en buen estado, la carrocería no debería oscilar más de 1 o 1,5 veces como mucho.

De una manera más precisa existen máquinas en los talleres que ponen a prueba los amortiguadores y miden las oscilaciones que experimentan, y nos indican con un porcentaje el estado del amortiguador (por ejemplo 75%).

Por último, es importante recordar que los amortiguadores se cambian como mínimo por parejas, al mismo tiempo los dos de cada eje.

Y es que invertir dinero en renovar neumáticos, amortiguadores y frenos no es malgastarlo, sino en emplearlo para mantener nuestra seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − uno =

Log in

Uso de cookies

Botioauto utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra politica de cookies .OK política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat
Visit Us On FacebookVisit Us On Twitter